Google+ Followers

quinta-feira, 24 de novembro de 2016

O PATO DONALD


O PATO DONALD nº 1372
PATO DONALD - CONFUSÃO NA ESTAÇÃO
DOWNLOAD
DONALD
PARDAL E GAVIÃO

ZÉ CARIOCA N.º 1151
ZÉ CARIOCA - AGENTE SECRETO POR ACASO
DOWNLOAD
ZÉ CARIOCA
MICKEY

ZÉ CARIOCA N.º 1139
ZÉ CARIOCA - O GRANDE CONTO DO VIGÁRIO
DOWNLOAD
ZÉ CARIOCA
PROF PARDAL

ZÉ CARIOCA N.º 1095
ZÉ CARIOCA - NAS TERRAS DI JOÃO SEM TERRAS
DOWNLOAD
ZÉ CARIOCA
PATO DONALD

ZÉ CARIOCA N.º 1083
ZÉ CARIOCA - FORA DO SÉRIO
DOWNLOAD
ZÉ CARIOCA
TIO PATINHAS

ZÉ CARIOCA N.º 1067
QUANTO MAIS QUENTE PIOR
DOWNLOAD
ZÉ CARIOCA
SUPERPATETA

O PATO DONALD nº 1008
PATO DONALD - NEM TODO FEIJÃO DÁ BOM TUTU
DOWNLOAD
DONALD
TIO PATINHAS

O PATO DONALD nº 800 
PATO DONALD - A VERDADE IMITA A MENTIRA
DOWNLOAD
DONALD
TIO PATINHAS

O PATO DONALD nº 772 
PATO DONALD - O MAGO DA BELEZA
DOWNLOAD
DONALD
TIO PATINHAS

O PATO DONALD nº 760 
TIO PATINHAS - O TESOURO DO PASSADO
DOWNLOAD
TIO PATINHAS
MICKEY E PATETA

O PATO DONALD nº 746
DONALD -A DILIGÊNCIA DE VILA PRATA
DOWNLOAD
DONALD
MICKEY E PATETA

O PATO DONALD nº 742 
DONALD - OS AMIGOS DOS URSOS
DOWNLOAD
DONALD
MICKEY E PATETA

O PATO DONALD nº 740 
DONALD - MUITO MARCIANO PARA POUCO FOTÓGRAFO
DOWNLOAD
DONALD
PATETA

O PATO DONALD nº 678
DONALD E SOBRINHOS - O MANUAL NÃO SE ENGANA
DOWNLOAD
DONALD
LOBÃO

O PATO DONALD nº 642 
DONALD E SOBRINHOS - QUANDO A CANCITE ATACOU PATÓPOLIS
DOWNLOAD
DONALD
PROF LUDOVICO

O PATO DONALD nº 632 
TIO PATINHAS,DONALD E SOBRINHOS - NATAL NA LUA
DOWNLOAD
TIO PATINHAS
PROF LUDOVICO

CLÁSICOS ILUSTRADOS JUNIOR

CLÁSICOS ILUSTRADOS JUNIOR Nº 018
EL GANSO DE ORO
PARA LER O GIBI CLICK NO LINK ABAIXO

http://adf.ly/1Z6TEh




El ganso de Oro (alemán, Die goldene Gans) es un cuento de hadas escrito por los hermanos Grimm El héroe de esta historia es el más joven de tres hermanos quienes le dan el apodo de Tontín. Su hermano mayor es enviado al bosque a recolectar madera, junto con un delicoso pastel y una botella de vino. Este hermano, después de haberse topado con un anciano hambriento en el camino y negarle un pedazo de comida, sufre un accidente y por ello es llevado a casa. El segundo hermano quien también es enviado a la misma tarea, goza del mismo destino. Sin nadie más a quien enviar, a Tontín le es encargada la tarea enviándolo al bosque tan sólo con un pan viejo y cerveza agria. Durante el recorrido, Tontín se encuentra con el mismo anciano que allanó a sus hermanos previamente; sin embargo, Tontín es generoso con él y comparte su comida aunque esta esté en mal estado, con la sorpresa de que al sacarla del saco, esta ya no era la de antes; el pan se había convertido en una deliciosa porción de pastel y la cerveza agria era ahora una gran botella de vino. A cambio de tal generosidad, el anciano obsequia a Tontín con un ganso de oro el cual es encontrado bajo las viejas raíces de un gran arbol que yacía en el bosque. Con el ganso bajo su brazo,
Tontín se va a un hostal, donde la hija del ama de llaves divisa al ganso de oro e intenta robar una de las plumas de este y se queda pegada a ella. Su hermana, quien llega a ayudarla, también se queda pegada. Entonces, la más joven de las muchachas decidida a no ser excluida del intento de sus hermanas de robar el ganso, acude allí y también se queda pegada. Tontín intenta ir a buscar ayuda al castillo, haciendo una fila de personas quienes se quedan pegadas a las primeras con solo tocarlas, entre ellas están: el sacerdote y su ayudante y dos campesinos que laboraban en las praderas. En el castillo vive el rey con la princesa quien a causa de una terrible enfermedad no podía reír. Pero la triste princesa, al sentarse en la ventana y divisar los graciosos inentos de Tontín por tratar de mantener la fila en pie para poder llegar al castillo, comienza a reír desenfrenadamente. Algunas otras versiones, incluyen finales diferentes, como que gracias a la ayuda de sus amigos, Tontín gana el corazón de la princesa quien se desposa con él y ambos viven felices por siempre.


CLÁSICOS ILUSTRADOS JUNIOR Nº 019
EL LEÑADOR
PARA LER O GIBI CLICK NO LINK ABAIXO




Paul Bunyan es un leñador legendario gigantesco que aparece en algunos relatos tradicionales del folclore estadounidense. Fue creado por el periodista estadounidense James MacGillivray. Está ligado a los estados de Míchigan, Wisconsin y Minnesota, donde goza de gran popularidad. Los hermanos Coen le dedican un homenaje en 1996 haciendo que aparezca en diversas ocasiones en la película Fargo.Ha sido mencionado en varios programas de televisión incluyendo "Los Simpsons" y "Phineas y Ferb". Fue protagonista del capítulo "El Leñador Gigante"("Legend Paul Bunyan") de la serie animada "Festival de Clásicos Familiares" de Rankin/Bass Productions en 1972, así como de un cortometraje animado llamado "Paul Bunyan" producido en 1958 por Disney.James MacGillivray, un reportero itinerante, publicó el primer artículo sobre el personaje en 1906. Al parecer, recogió historias tradicionales entre los leñadores y las adornó con su propio ingenio. La leyenda comenzó a extenderse con la publicación, el 24 de julio de 1910, de The Round River Drive, que incluía lo siguiente, sobre un concurso patrocinado por Bunyan en el que Dutch Dake (otro leñador fabuloso y forzudo) y el narrador competían por ver quién derribaba el mayor árbol del bosque.En los primeros tiempos caminaban por estas tierras medioccidentales dos famosas criaturas de enorme tamaño.  La primera, un gigante leñador, portaba una camisa de cuadros rojizos de formidables proporciones y cargaba un hacha de igual magnitud. Su barba era tan tupida como un bosque y sus pies tan grandes como buques. Al nacer fue tan imponente que se necesitaron entre cinco y diecisiete cigüeñas para transportarlo (sus biógrafos no se ponen de acuerdo en el número); además en apenas una semana ya usaba la ropa de su padre y durante su niñez se comía cuarenta tazones de avena sólo para calmar su apetito. La segunda criatura, un inmenso buey con pelaje azulado, acompañaba al extraordinario leñador en sus aventuras. Las proezas de este animal no empequeñecían ante las de su compañero, pues, por ejemplo, cada vez que necesitaba herraduras era indispensable abrir una nueva mina para proveer la cantidad necesaria de hierro. Entre las múltiples hazañas de este par están haber creado, entre otras cosas, los diez mil lagos de Minnesota a partir de sus huellas, el Gran Cañón arrastrando un hacha colosal, el lago Michigan sólo para saciar la sed del buey azul y la neblina de la costa oeste con el humo de la pipa del leñador. Este gigante llamado Paul, tenía algunos amigos, entre ellos siete leñadores quienes compartían el nombre Elmer, lo que facilitaba las cosas si se deseaba llamarlos en conjunto. Paul y Babe -como se le conocía al fiel acompañante azul- pasaron por grandes calamidades incluyendo años con dos inviernos cuando el café se volvía hielo tan rápido que estaba caliente y sólido al mismo tiempo y las palabras se congelaban en el aire, por cierto cuando llegó la primavera un parloteo terrible se desencadenó por semanas. Si bien nada se sabe del destino de este héroe, a él se le debe la existencia misma de la región del medio oeste, pues sus heroicas incursiones le permitieron a los primeros colonizadores sobrevivir, claro está, me refiero a los colonizadores europeos.

Después de disfrutar de su época de gloria en el siglo XIX, Paul Bunyan, Babe y sus historias han ido perdiendo popularidad en tiempos recientes, quizá por ser políticamente incorrectos en muchas ocasiones, porque las camisas de cuadros han pasado de moda o por las características multiculturales de los habitantes actuales de la zona, a quienes los semidioses de origen nórdico les parecen tan incomprensibles como las técnicas para talar un robledo. Dutch Dake y yo habíamos escogido el árbol más grande que encontramos, y nos habíamos puesto a cortar durante tres días con nuestra gran sierra, que tenía tres hojas, con más de treinta pies de dientes. Nos iba estupendamente cuando, al cuarto día, llegó la hora del almuerzo y decidimos ir a comer a la solana. Así que recogimos nuestra manduca y rodeamos el árbol. No habíamos ido muy lejos cuando oímos un ruido. Que me aspen si no eran Bill Carter y Sailor Jack serrando el mismo árbol. Al principio parecía una lucha, pero acordamos que cada uno cortaría desde su lado y nos encontraríamos al séptimo día. Ellos intentarían que el árbol cayera hacia el norte y nosotros que cayera hacia el sur, y el maldito árbol aguantó de pie un mes o más, serrado por completo, pero sin saber de qué lado caer, hasta que llegó un vendaval y lo tiró. William B. Laughead publicó después Introducing Mr. Paul Bunyan of Westwood, California (Les presento al señor Paul Bunyan de Westwood, California), el primero de una serie de folletos de la empresa Red River Lumber Company que usaban a Bunyan como reclamo publicitario. Algunas de las historias recogidas en los folletos se basaban en historias que Laughead recordaba haber oído diez años antes en un campamento de leñadores de Minnesota. Otras se basaban en sus propias experiencias, convenientemente exageradas. Básicamente, Paul Bunyan aparecía como un hombretón fuerte e intrépido que no temía a nada, acompañado por su querida mascota Babe, el buey azul. A través de sus folletos publicitarios Laughead creó gran parte del "canon" de Bunyan, incluyendo el buey azul y el personaje de Johnny Inkslinger.


CLÁSICOS ILUSTRADOS JUNIOR Nº 020
ALMENDRITA
PARA LER O GIBI CLICK NO LINK ABAIXO


Érase una mujer que anhelaba tener un niño, pero no sabía dónde irlo a buscar. Al fin se decidió a acudir a una vieja bruja y le dijo: - 
Me gustaría mucho tener un niño; dime cómo lo he de hacer. - Sí, será muy fácil -respondió la bruja-. Ahí tienes un grano de cebada; no es como la que crece en el campo del labriego, ni la que comen los pollos. Plántalo en una maceta y verás maravillas. - Muchas gracias -dijo la mujer; dio doce sueldos a la vieja y se volvió a casa; sembró el grano de cebada, y brotó enseguida una flor grande y espléndida, parecida a un tulipán, sólo que tenía los pétalos apretadamente cerrados, cual si fuese todavía un capullo. - ¡Qué flor tan bonita! -exclamó la mujer, y besó aquellos pétalos rojos y amarillos; y en el mismo momento en que los tocaron sus labios, abrióse la flor con un chasquido.
Era en efecto, un tulipán, a juzgar por su aspecto, pero en el centro del cáliz, sentada sobre los verdes estambres, veíase una niña pequeñísima, linda y gentil, no más larga que un dedo pulgar; por eso la llamaron Pulgarcita. Le dio por cuna una preciosa cáscara de nuez, muy bien barnizada; azules hojuelas de violeta fueron su colchón, y un pétalo de rosa, el cubrecama. Allí dormía de noche, y de día jugaba sobre la mesa, en la cual la mujer había puesto un plato ceñido con una gran corona de flores, cuyos peciolos estaban sumergidos en agua; una hoja de tulipán flotaba a modo de barquilla, en la que Pulgarcita podía navegar de un borde al otro del plato, usando como remos dos blancas crines de caballo.
Era una maravilla. Y sabía cantar, además, con voz tan dulce y delicada como jamás se haya oído. Una noche, mientras la pequeñuela dormía en su camita, presentóse un sapo, que saltó por un cristal roto de la ventana. Era feo, gordote y viscoso; y vino a saltar sobre la mesa donde Pulgarcita dormía bajo su rojo pétalo de rosa. "¡Sería una bonita mujer para mi hijo!," dijose el sapo, y, cargando con la cáscara de nuez en que dormía la niña, saltó al jardín por el mismo cristal roto. Cruzaba el jardín un arroyo, ancho y de orillas pantanosas; un verdadero cenagal, y allí vivía el sapo con su hijo. ¡Uf!, ¡y qué feo y asqueroso era el bicho! ¡igual que su padre! "Croak, croak, brekkerekekex! ," fue todo lo que supo decir cuando vio a la niñita en la cáscara de nuez.